Updating networks to meet today’s business and security requirements

Las redes son la clave para las TI y el rendimiento empresarial

Las redes más modernas mejoran las TI y el rendimiento del negocio

Una tecnología obsoleta puede impedir la operación de redes de alto rendimiento –y dejarlas en una situación de vulnerabilidad ante los ataques cibernéticos–. La reingeniería de la red desde la base minimiza los security risks, permite establecer la calidad del servicio y mejora el rendimiento.

Redes de área local (LAN) y redes de área amplia (WAN)

Según el estudio EMC Digital Universe, el volumen de datos producido cada año en todo el mundo se disparará hasta llegar a la extraordinaria cantidad de 44 trillones de gigabytes – that is 44,000,000,000 gigabytes – en 2020. Es decir, se multiplica por diez el volumen de datos comparado con el del año 2014. El estudio atribuye este gran aumento al Internet de las Cosas y a la "aparición de tecnologías inalámbricas, productos inteligentes y negocios definidos por el software". Además, en 2020, EMC espera que el 40 por ciento de los datos tendrán 'contacto' con el cloud.

Rendimiento y calidad

T-Systems tiene muchos años de experiencia y conocimiento experto en el campo de las redes y el diseño de las mismas. En cuanto a las redes, el volumen de datos no es el único factor a tener en cuenta. El rendimiento global, es decir, la calidad de la transmisión de datos, también es crítico, especialmente para aplicaciones que requieren comunicaciones en tiempo real, como pueden ser M2M, telefonía y videoconferencing.

Modelos de negocio digital

Ante esta situación, las redes con garantía de futuro son cada vez más importantes para asegurar el éxito de los modelos de negocio digital. Sin la reingeniería de las redes de área local (LAN) y las redes de área amplia (WAN), la digitalización del negocio se hace casi imposible. Muchos gestores de red reconocen la necesidad imperiosa de actualizar sus redes cada vez más obsoletas, y muchas veces intentan cumplir con las nuevas necesidades con los conocidos métodos de administración de manual. Es una tarea complicada, porque todavía se utiliza mucho hardware y software de red obsoletos, ya que sus ciclos de innovación son mucho más largos y lentos que los de las tecnologías y aplicaciones para servidores. Existe una necesidad especial de actualizar la tecnología utilizada para las soluciones de red móvil, dado que muchos puntos de acceso WLAN se remontan al principio de la época de las LAN móviles.
Las redes del futuro a prueba
Flash no está disponible.
Las redes del futuro a prueba
Conscientes de esto, los que toman las decisiones deben enfrentarse a varias cuestiones impulsadas por su negocio y relacionadas con sus redes. ¿Cómo puede la Informática proporcionar aplicaciones en todo el mundo con altos niveles de calidad? ¿Cómo puede la Informática apoyar a los empleados con sus tareas cotidianas de forma eficaz? ¿Con cuánta rapidez pueden integrarse los nuevos centros a la infraestructura de Informática corporativa? ¿Y cómo pueden los especialistas de red controlar los costes?

Seguimiento proactivo de la red

Los efectos de las redes obsoletas son claros, desde el alto nivel de latencia a las tasas de transferencia de datos irregulares. Es simplemente imposible cumplir con las necesidades de las aplicaciones críticas en cuanto a tiempo, como pueden ser las comunicaciones VoIP o el acceso a bases de datos por parte de ERP systems. La calidad del servicio (QoS) y priorizar los flujos de datos a través de clases de servicio (CoS) pueden resolver estas cuestiones y asegurar transmisiones de datos fiables y de alto rendimiento a través de largas distancias. Entre los métodos clave están la identificación temprana de cuellos de botella inminentes para el ancho de banda, el seguimiento proactivo de la infraestructura de red y aplicaciones, y la optimización de las aplicaciones.
Las redes obsoletas también pueden suponer un riesgo para la seguridad. La tecnología de vanguardia supone la única manera de luchar contra el auge en la ciberdelincuencia profesional. IDC estima que el 40 por ciento de todos los datos que existe requiere protección, pero solo el 20 por ciento la tiene.