Noticia

Federico Casas-Alatriste en entrevista con Revista Comercio Exterior

11/06/2018


La Revista Comercio Exterior entrevistó a Federico Casas-Alatriste, Managing Director de T-Systems México, quién hablo sobre la empresa que dirige y su papel en la transformación digital de las empresas mexicanas.

A continuación reproducimos el texto íntegro de Comercio Exterior.

¿Cómo llega T-Systems a México?
 
FCA: La empresa llega a México cuando Deutsche Telekom adquiere la división de tecnologías de la información de Grupo Volkswagen a nivel global, la cual tenía varios años funcionando en México debido a la presencia de la automotriz en el país. Mediante esa adquisición, hace aproximadamente 12 años, empieza a operar T-Systems en Puebla, y precisamente por eso nuestro centro de operaciones está en esa ciudad. En ese momento VW era el accionista principal de T-Systems; hoy ya no lo es, aunque sigue siendo uno de nuestros principales clientes. A pesar de que la mayoría de nuestros clientes ya no está en Puebla, decidimos mantener la base en esta ciudad porque nos ofrece un acceso apropiado a mano de obra calificada en temas de tecnologías de la información (TI).
 
¿Atiende T-Systems México las necesidades de empresas alemanas establecidas en el país, principalmente?
 
FCA: Hoy en día tenemos relativamente pocos clientes, pero muy grandes; por mencionar solo algunos ejemplos: Grupo Alfa, Grupo Vitro, Grupo Modelo —que ahora es Anheuser-Busch InBev—, Mexichem y Grupo Kuo, entre otros. Las empresas alemanas que tenemos, incluyendo VW, quizá representan el 15% de nuestros ingresos. El 85% restante corresponde a las demás empresas mencionadas, entre otras, y también al sector público, con el que tenemos algunos contratos muy importantes.
 
¿Qué tipo de servicios ofrece T-Systems en México?
 
FCA: Ofrecemos dos tipos de servicios. El primero consiste en proporcionar y operar la infraestructura de TI de los clientes, y el segundo, en dar soporte al software que corre en esa infraestructura. Si la infraestructura funciona, se da por sentado que era una obligación del proveedor y nadie se da cuenta, pero si se presenta alguna falla, hay conflictos serios y se nota de inmediato; por ejemplo, si por causa del sistema no se atiende a tiempo a un enfermo o no se entrega una mercancía cuando se acordó. Nuestro reto es que los sistemas funcionen bien, de manera estable, y que aseguremos el proceso necesario para que los problemas se resuelvan con celeridad. Hay muchos programas informáticos que corren en esas infraestructuras y nuestra labor es que convivan y funcionen apropiadamente. En realidad, somos un centro de excelencia encargado de gestionar y dar soporte a las aplicaciones tecnológicas. No tenemos productos propios, sino que llevamos la operación.
 
¿Cómo se organizan para ofrecer sus servicios?
 
FCA: En el modelo tradicional, las grandes empresas quieren tener el equipo en sus instalaciones; en este caso, operamos en las instalaciones de los clientes. Una opción distinta es que los clientes utilicen centros de datos externos. Nosotros contamos con centros de datos en muchas partes del mundo, pero no en México. Aquí, establecimos una alianza con un operador de centros de datos para que nuestros clientes puedan utilizarlos.
La tendencia actual es que las empresas busquen irse a la nube, y es a donde ahora nos orientamos: operar los sistemas de nuestros clientes en alguna nube. Hay nubes públicas y privadas. Nosotros tenemos la nuestra en Europa. En la modalidad de nube privada nosotros ofrecemos una infraestructura donde conviven distintos clientes nuestros. Es como un modelo de departamentos. Se trata de un sistema compartido por varios clientes, lo que les permite reducir costos. Existen también las nubes híbridas, que alojan una parte de la información en la nube pública y otra en la privada. Las empresas que, además, quieren tener sus propios equipos reciben un servicio combinado, y nuestro trabajo es gestionar qué información se va a cada lugar. Por la complejidad de estos servicios, normalmente se establecen contratos de largo plazo. Tanto la instrumentación como la negociación y formalización llevan tiempo, por lo que generalmente se establecen contratos de varios años. Podemos afirmar que más que proveedores, nos convertimos en socios de las empresas. Sus socios tecnológicos.
  
¿De qué tamaño es T-Systems México y cuáles son los principales sectores para los que trabaja?
 
FCA: Actualmente tenemos mil 700 colaboradores. La mayoría, ingenieros calificados y bien preparados. Contamos con oficinas en México, Puebla, Monterrey y Aguascalientes.
En cuanto a los sectores, el más importante es todavía el manufacturero; no solo el ramo automotriz, que es nuestro origen, sino en otras actividades industriales. También tenemos una participación interesante en el sector público y otra en sectores a los que hemos entrado recientemente, como el de salud, el financiero y el del comercio minorista. Operamos los sistemas críticos de los clientes, sea producción en línea, logística o transacciones. Además de los servicios antes mencionados de operación y gestión de la información, ofrecemos un servicio de consultoría tecnológica, que es como una segunda fase que está tomando mucha relevancia. Nos convertimos en un habilitador para el cambio digital de los negocios. Hoy en día, el motor de transformación de las empresas se nutre de las nuevas tecnologías. La nube, el internet de las cosas, los drones y el big data se han vuelto esenciales para los negocios. Entonces, las empresas que se dedican a producir coches o vender cervezas necesitan un socio que las ayude a identificar la tecnología más conveniente para sus negocios.
 
¿En qué sentido se puede decir que T-Systems está acompañando el desarrollo de México?
 
FCA: Como mencioné anteriormente, tenemos pocos pero grandes clientes. Podemos constatar que el desarrollo tecnológico en México, particularmente de la Industria 4.0, se ha instrumentado en distintos niveles en las empresas. Algunas están retrasadas, pero hay otras empresas mexicanas y transnacionales establecidas en México que son punteras tecnológicamente, además de ser líderes en sus respectivos sectores. Estas empresas son nuestros clientes, pero queremos introducirnos en otros segmentos de mercado que van unos pasos atrás. Empresas medianas-grandes que entienden la importancia de dar el salto tecnológico para ser competitivas. Nuestra intención es acompañarlas en este proceso.
¿Cómo evalúa las capacidades de sus trabajadores mexicanos?
 
FCA: T-Systems y otras empresas mexicanas tenemos contratadas a muchas personas que participan en procesos sofisticados de tecnología y están calificadas para ofrecer sus servicios a otros países. Damos soporte a programas informáticos complejos que implican muchos conocimientos. Puedo afirmar que el grado de satisfacción de los clientes internacionales es mayor del que tienen en otros países avanzados. Nosotros somos una empresa alemana con talento mexicano. Tenemos el ADN alemán: todo está definido en términos de procesos y somos muy estrictos en cumplirlos. Pero, al mismo tiempo, hemos logrado una buena combinación ya que agregamos la capacidad de servicio y el profesionalismo de los trabajadores mexicanos en beneficio de los clientes. Al contrario de lo que se piensa, somos una empresa que exporta servicios desde México. Desde aquí, damos soporte a sistemas de información que funcionan en varios países.