Noticia

"Estamos detrás de los productos y servicios que las personas utilizan cotidianamente"

9/10/2017

Federico Casas-Alatriste Urquiza en entrevista con Newsweek.
Foto: Antonio Cruz/Newsweek en Español.
Como facilitador de la transformación digital, T-Systems México enfrenta tres retos preponderantes, según revela Federico Casas-Alatriste Urquiza, director general de la compañía, a la revista Newsweek:

“Uno es entender el negocio del cliente, comprenderlo en sus aplicaciones de hoy y en sus proyecciones hacia el futuro, lo cual suena fácil y rápido, pero no es tan sencillo. El segundo es entender qué son y qué pueden hacer las nuevas tecnologías, empezando por las de la ‘nube’, las de movilidad, de internet de las cosas, ‘business intelligence’, entre otras. El tercero es encontrar la manera de unir los puntos anteriores para generar valor para el cliente, es decir, qué significan las nuevas tecnologías y cómo pueden transformar el negocio del cliente para generar una ventaja competitiva”.

Video: Federico Casas-Alatriste en entrevista con Newsweek

T-Systems México es una de las divisiones de Deutsche Telekom, el grupo líder de tecnología de información y comunicaciones en Alemania y Europa. Sus servicios incluyen la asesoría en transformación digital, el outsourcing de infraestructura de tecnologías de información y el soporte a las aplicaciones. En México tiene 1,600 colaboradores y posee oficinas en Puebla, Ciudad de México, Monterrey y Aguascalientes.

De esta forma, “nuestros servicios están detrás de muchos productos y servicios que las personas utilizan cotidianamente”, cuenta Casas-Alatriste. “En la mañana, cuando una persona toma una ducha, el agua está caliente porque hay gas natural provisto por un cliente nuestro. Luego se acerca a la ventana y ve a través de un vidrio que probablemente fue producido por otro cliente nuestro. Después, cuando va a desayunar, abre el refrigerador y encuentra un yogurt o algún producto embutido que probablemente fue producido por otro de nuestros clientes que logró ponerlo en el lugar adecuado en tiempo y en forma gracias a la tecnología. Posteriormente sube al auto y es probable que ese auto haya sido fabricado por un cliente nuestro, o por lo menos alguna de las partes del mismo. Y si tiene que tomar algún vuelo, desea beber un refresco o una cerveza, debe ir al hospital o necesita pagar sus impuestos, es muy probable que la infraestructura que permite que eso suceda sea soportada por nosotros”.

Todo eso parece muy sencillo y simple, pero requiere de una enorme cantidad de tecnología y de personal entrenado y certificado que minimice los errores y aseguren que todo marche conforme a las exigencias de calidad, velocidad y costo. Por ejemplo, explica el director general de T-Systems México, “en la industria automotriz de nuestro país hay solo tres plantas que producen autos de lujo; en esos tres casos nosotros aportamos servicios de tecnología de información para que esas plantas de última generación funcionen adecuadamente”.

Los beneficios de la transformación digital, según explica el directivo, T-Systems los resume en una estrategia que ha bautizado como Zero Distance: “La transformación digital está reduciendo la distancia entre nuestros clientes y sus clientes, es decir, los consumidores finales. ¿En qué sentido? En que los tiempos sean cada vez menores, en que el consumidor pueda tener lo que quiere hecho a la medida y con una gran velocidad. Esto es lo que hace la digitalización, asegura que se reduzcan los tiempos y los costos y que las empresas sean capaces de estar mucho más cerca de las necesidades específicas de sus clientes para responder oportuna y adecuadamente. Los que lo logran tienen una mayor ventaja competitiva; los que no, tarde o temprano saldrán del juego”.​​​​​​​
“La transformación digital está reduciendo la distancia entre nuestros clientes y sus clientes, es decir, los consumidores finales.

Para finalizar, Federico Casas-Alatriste reflexiona en que la sociedad mexicana se enfrenta al enorme reto de entender que la transformación digital ya alcanzó ámbitos de la vida como la salud, la educación y el trabajo y, por lo tanto, debe actuar en consecuencia.

“Todo esto está siendo transformado por la tecnología —concluye—. Esto implica que nuestra vida será muy diferente en los siguientes años. Es un reto fascinante ser un habilitador para que las empresas en México puedan hacer de esos retos una realidad para el consumidor mexicano y, además, resolver los problemas estructurales y de desigualdad que tenemos en nuestro país, así como abatir la marginación. Esa es la nobleza de la tecnología si se usa bien”. PR

Fuente: Newsweek.​​​​​​​