Series Background
Perspective Big Data

Cómo grandes datos puede revolucionar la atención sanitaria.

12-jul-2017

Los expertos están convencidos: el análisis de datos puede beneficiar enormemente a todas las áreas de la industria de la atención sanitaria. 
El análisis de grandes datos provoca mejoras enormes en la medicina y ayuda a los pacientes.
En la búsqueda de una sustancia activa nueva, los costes pueden ascender, en la actualidad, a varios miles de millones de euros. Sin embargo, los expertos creen que esta cifra se podrá reducir a un puñado de millones en tan solo unos años. El tratamiento del cáncer, en el futuro, será más efectivo con más métodos individuales, dicen los médicos del Centro Nacional de Enfermedades Tumorales (NCT), en Heidelberg. Y lo mismo con los trastornos mentales, donde los modelos de comportamiento se pueden identificar con precisión comparando a miles de pacientes. Una cosa está clara, los éxitos que vendrán gracias al uso masivo del análisis de grandes datos en la industria de la atención sanitaria serán enormes.

Una base de datos a nivel europeo

Los expertos ya han dado un esperanzador paso hacia delante para muchos pacientes gravemente enfermos. Científicos europeos de renombre están trabajando en la actualidad en una base de datos que permita un pronóstico más fiable en enfermedades hematológicas, y también permita tomar decisiones sobre el mejor tratamiento posible para pacientes individuales. A este fin, los expertos recopilan datos de pacientes anonimizados sobre enfermedades como la leucemia o los linfomas (adenopatías). Este proyecto, conocido como HARMONY (Healthcare Alliance for Resourceful Medicines Offensive against Neoplasms in Hematology), fue codesarrollado por el profesor Lars Bullinger, oncólogo en el Hospital Universitario de Ulm. La “Iniciativa de Medicinas Innovadoras”, una iniciativa público-privada para el rápido desarrollo de medicamentos más seguros, financia el proyecto con un total de 40 millones de euros. Durante el curso de este proyecto de grandes datos, 51 socios de once países europeos recopilan datos de pacientes anonimizados.

Buscar el orden; descubrir correlaciones

Para hacer esto, los científicos presentan una serie de proyectos prometedores puesto que el análisis de datos puede demostrar su verdadero mérito en la medicina y, en particular, en la atención sanitaria. Los expertos en grandes datos de la empresa de consultoría PwC señalan: “Cada vez se está utilizando más equipo técnico que produce datos durante los tratamientos. Exámenes tipo rayos X, tomografías computarizadas, terapias de resonancia magnética, análisis de sangre o diálisis generan una cantidad ingente de datos heterogéneos. Junto con los informes médicos, los datos personales del paciente, sus historiales médicos y los costes de estos tratamientos, todo esto produce un verdadero “mar” de datos”. Además, la medicina está prácticamente hecha para ello, con su heterogeneidad de diferentes fuentes de datos: “Las tecnologías de grandes datos se pueden utilizar óptimamente para encontrar el orden en estos datos desestructurados, para encontrar correlaciones y, por consiguiente, reducir los costes en sanidad. Durante el tratamiento, por ejemplo, los datos de pacientes similares se pueden utilizar para determinar pautas. Entonces, estos ayudan a tomar las decisiones adecuadas sobre los tratamientos y medicamentos que necesita un paciente. Por lo tanto, un médico puede introducir un tratamiento individualizado con el análisis de las semejanzas”, dice Barbara Lix, experta en PwC.
Dr. Carsten Bange
El Dr. Carsten Bange

Las prestaciones distan de haberse agotado

Las prestaciones de grandes datos en medicina están muy lejos de haberse agotado con los bloques temáticos a los que hace referencia Barbara Lix. El experto en grandes datos Carsten Bange identifica una serie de métodos que, desde un punto de vista tecnológico, ahora solo tienen que superar pequeños obstáculos (cf. entrevista). Las áreas no técnicas, tipo la privacidad de los datos y la ley de protección de datos, son más complejas en este caso. La Academia de Ciencias de la Ingeniería Suiza ha adoptado, recientemente, un enfoque muy pragmático para resolver este tipo de problemas. El Prof. Dr. Christian Hauser del Instituto Empresarial Suizo (SIFE), en HTW Chur, que lideró el proyecto: “Las condiciones del marco jurídico proceden de una época en que las aplicaciones de grandes datos todavía eran inimaginables. Esto permite a las empresas posicionarse éticamente”. Por lo tanto, el científico pide, por un lado, que se ajuste la legislación para permitir un uso más beneficioso de los datos del paciente y, por el otro, también aconseja a las empresas que no solo consideren el 'caso empresarial' al utilizar la tecnología sino que, más bien, identifiquen los conflictos de manera temprana e incluyan un 'caso deontológico' en sus consideraciones. Para hacer esto, la Academia ha elaborado ocho normas y valores éticos, como “Control de la propia identidad (digital)”, “Autodeterminación de la información” o “Integridad contextual”, con los cuales la industria de la sanidad podrá multiplicar el potencial de grandes datos sin olvidar la protección del paciente. Por lo tanto, grandes datos puede llevar al éxito en la industria de la sanidad con unos principios sencillos.

Prevención del abuso infantil

Los dos expertos en datos, SAS y Mindshare Technology, ilustran cómo se podrían realizar todas estas cosas en este país. La tecnología creada de manera conjunta apoyará a los trabajadores sociales a la hora de “reconocer, prácticamente en tiempo real, la importancia del riesgo o del peligro para los menores”, dicen ambas empresas. La solución alertará automáticamente al trabajador social, frecuentemente desbordado, del peligro inminente para los menores, para que así se pueda activar, inmediatamente, en casos urgentes. Los servicios sociales y las organizaciones de protección del menor reciben constantemente notificaciones de posibles casos de maltrato o descuido infantil, sin embargo la gravedad del peligro solo se dilucida cuando hay más datos. Como por ejemplo, según SAS y Mindshare Technology, los informes policiales o las bases de datos de las autoridades sanitarias.

Tres preguntas para Carsten Bange

El Dr. Carsten Bange es Director de Gestión en BARC GmbH. El Business Application Research Center (BARC) es un instituto líder en investigación y consultoría para software corporativo.
Sr. Bange, ¿por qué grandes datos es tan importante para la industria de la sanidad?
Porque las posibilidades de utilizar el análisis de datos son muy variadas. El equipo y los dispositivos médicos estarán equipados con sensores en el Internet de las Cosas, lo que mejorará su calidad. El equipo se volverá, incluso, más fiable y se podrá mantener gracias a análisis predictivos. Con métodos de aprendizaje profundo, se puede optimizar los procedimientos de transmisión de la imagen, puesto que la información de las imágenes se podrá comparar con millones de imágenes. Delitos como el fraude a las aseguradoras ya se están detectando con mayor celeridad gracias al análisis de datos.
Sin embargo, ¿no sigue siendo difícil la propagación de este tema?
Sí, y por un lado se debe a la irritante cuestión de los datos del paciente. Por supuesto, también tenemos que actuar con mucha delicadeza y confidencialidad. Por otro lado, la fragmentación del sistema sanitario causa problemas. Es mejor tener datos de un paciente, por ejemplo, juntos y organizar procesos tipo facturación a través de las plataformas de intercambio de datos. Asimismo, el mercado de la sanidad, en su totalidad, está realmente enquistado. Todavía hay mucho por hacer pero, al final, estoy convencido de que esto ocurrirá, porque es un requisito básico para el éxito de los proyectos de grandes datos en este entorno.
¿De qué forma?
Pues bien, una buena parte del valor de los métodos de análisis se encuentra en la capacidad de vincular los datos entre sí. Solo cuando seamos capaces de extraer y relacionar datos de muchas fuentes se obtendrá un alto nivel de generación de valor. Solo entonces se podrán desarrollar modelos de datos que tengan un nivel especialmente alto de valor informativo. Estoy convencido de que esto se puede garantizar con una privacidad y seguridad de los datos estricta.