Transformation in die Cloud - welche Cloud darf es sein?
Blickwinkel Security

La cadena de bloques va adquiriendo confianza

05-dic-2017

Una cadena de bloques o blockchain es una base de datos descentralizada que hace que compartir la información sea más seguro y transparente. Muchos sectores se pueden beneficiar de esta tecnología.
Una cadena de bloques o blockchain es una base de datos
El futuro de una comunicación digital segura empieza en Róterdam. El puerto de Róterdam se ha auto fijado el objetivo de convertir el mayor puerto de aguas profundas de Europa en el “mejor, más inteligente y más sostenible puerto del mundo”. Para conseguir este objetivo, el puerto de Róterdam está participando en una iniciativa que incluye pruebas para hacer que el seguimiento de contenedores de carga sea más transparente, fiable y barato. La idea es reducir el fraude y los errores eliminando el uso de documentos de carga análogos; un proceso tanto complejo como caro. La solución se encuentra en la tecnología de cadenas de bloques. 
Si un buque llegara a puerto con media hora de antelación, para el conductor de un camión sería virtualmente imposible reaccionar a un cambio en el horario de descarga. Esto tiene como consecuencia unas pérdidas financieras. Con la tecnología de cadenas de bloques, se puede realizar un seguimiento de los envíos de mercancías durante toda la cadena de suministros en tiempo real. Aunque el seguimiento del transporte por carretera no es nada nuevo, con frecuencia aparecen lagunas y no todas las partes involucradas en los procesos logísticos tienen acceso. Con la cadena de bloques ya no será el caso: todas las partes se encuentran al mismo nivel y pueden planificar sus recursos de manera más eficaz. 

Los piratas informáticos lo tienen complicado

La tecnología de cadenas de bloques ha adquirido fama internacional con Bitcoin, una moneda digital que sirve de intermediario para permitir transacciones financieras sin necesidad de utilizar un banco. Sin embargo, la cadena de bloques se puede utilizar para cualquier tipo de información. El concepto innovador subyacente a esta tecnología es una base de datos descentralizada almacenada en una serie de ordenadores que registran transacciones entre diferentes partes. Las transacciones se procesan entre pares, es decir directamente entre las partes, y son confirmadas por todos los ordenadores conectados. Hasta cierto punto, estos nodos actúan como testigos de quién certifica una transacción. Por lo tanto, la figura del organismo intermediario central ha quedado obsoleta. El que no haya un servidor central de la base de datos que pueda ser manipulado por piratas informáticos hace que esta tecnología sea muy segura. Cualquier cambio aplicado a un nodo individual se hace notar inmediatamente.
No obstante, el almacenamiento descentralizado es tan solo un aspecto que garantiza la seguridad y la transparencia de la cadena de bloques. La información se agrupa en bloques unidos entre sí como las perlas de un collar. Un bloque individual contiene no solo la suma de comprobación del bloque anterior sino también la suma de comprobación de toda la cadena. Por lo tanto, todas las transacciones anteriores están documentadas en la cadena de bloques y no se puede modificar elementos individuales sin que sea percibido. El sistema descentralizado y el historial de transacciones disponible permanentemente hacen de la cadena de bloques una tecnología muy segura que va ganando confianza automáticamente.

Mucho más que un mero alboroto

La seguridad y la transparencia son los argumentos clave a favor de la cadena de bloques. No sorprende ver que el puerto de Róterdam no es la única empresa con planes semejantes. Empresas como Maersk también están poniendo a prueba soluciones de cadena de bloques aplicadas a la logística de los envíos. Aunque la consultora corporativa PwC cree que esta tecnología nueva está predestinada al sector de la logística, indica que otros sectores también podrían beneficiarse de la misma. Del mundo financiero al sector energético, la tecnología de cadenas de bloques está ayudando a revolucionar muchos otros sectores. 
Esto también queda demostrado por el gran número de start-ups que están desarrollando aplicaciones basadas en la cadena de bloques. Universidades alemanas y de todo el mundo también están extendiendo las investigaciones a esta tecnología nueva. “Ahora existen muchos sistemas de infraestructura de la cadena de bloques; junto con los primeros modelos de servicio de proveedores informáticos existentes”, indica Marco Liesenjohann, experto en la cadena de bloques de Bitkom. “Una pregunta clave para los responsables de la toma de decisiones en las empresas es qué valor añadido se puede generar aplicando un sistema basado en la cadena de bloques en lugar de una solución clásica”.
Marco Iansiti y Karim R. Lakhani, profesores de Administración de Empresas en Harvard Business School, han creado un modelo que ayuda a los gestores a responder a esta pregunta y a preguntas similares. Ellos recomiendan empezar con algo pequeño y gradualmente ir añadiendo los conocimientos necesarios para proyectos mayores. Y estos proyectos no tardarán en llegar. MarketWatch predice un crecimiento diez veces superior en el mercado global de la cadena de bloques entre 2016 y 2021 hasta superar los 2300 millones de dólares americanos.

El olvido en el pago de letras inmoviliza vehículos

El que la tecnología de cadenas de bloques sea tan versátil es, sin lugar a dudas, una de las razones por las que el panorama es tan prometedor. Una aplicación sería, por ejemplo, en los pequeños contratos. Estos son contratos de compra digital con efectos tangibles en el mundo análogo. Si no se cumple alguna condición estipulada en el contrato, automáticamente entra en vigor la medida correspondiente. Por ejemplo, el olvido de un pago fraccionado podría hacer que un vehículo adquirido con financiación quedara inmovilizado. La idea de los contratos inteligentes no es nueva. Sin embargo, gracias a la cadena de bloques este tipo de contratos se puede gestionar con mucha más efectividad y confianza. Las inspecciones humanas ya no son necesarias y la aplicación de condiciones contractuales no se puede manipular.
Como muestran un estudio realizado por la consultora empresarial PwC para la asociación de consumidores de Renania del Norte-Westfalia y un estudio realizado por la Agencia Alemana de la Energía, la tecnología de cadenas de bloques también es un tema crucial en el sector energético. Un escenario posible sería que los usuarios que producen y venden electricidad de fuentes renovables no tienen la necesidad de involucrar a un proveedor de electricidad. En este caso, la cadena de bloques garantiza la transparencia y una rápida facturación. Ya existe un proyecto piloto en Nueva York donde los usuarios hacen exactamente esto con sus excedentes de energía solar.

Las compañías discográficas ya no serán necesarias

Spotify, el líder mundial de música en streaming, también está tratando de aprovechar la nueva tecnología y en abril de 2017 adquirió una start-up de la cadena de bloques. Esto dará una mayor seguridad a compositores y titulares de copyright. Gracias a la cadena de bloques, ahora pueden ver, en cualquier momento, quién está escuchando su música y con qué frecuencia. Entonces, los músicos recibirán los pagos directamente de los usuarios. Las empresas discográficas, agencias de música o bancos ya no serán necesarios.

El puerto del futuro

Mientras la lista de aplicaciones posibles no deja de crecer, la fase de prueba de la cadena de bloques en Róterdam está entrando en su segundo año. Además, la empresa portuaria y las autoridades municipales acaban de crear un BlockLab para profundizar, todavía más, en las soluciones que brinda la cadena de bloques. “Este paso encaja perfectamente en nuestro objetivo de ser el ‘puerto más inteligente’, que ofrece las mejores y más inteligentes soluciones para la cadena de suministros”, comenta Allard Castelein, Director General de la empresa portuaria.