Transformation in die Cloud - welche Cloud darf es sein?
Perspective House of Clouds

El análisis de datos y la nube, una mezcla atractiva.

21-mar-2017

Data analytics and the cloud – the optimum combination for companies.
La computación en la nube –combinada con la conectividad y con la banda ancha– conforma la espina dorsal de la digitalización. Solo esta tecnología podrá, finalmente, traer a la vida las aplicaciones esperadas del Internet de las Cosas (IdC). En un puñado de años, miles de millones de máquinas, sensores y otros componentes estarán conectados en red los unos con los otros y estos dispositivos en red recopilarán y transmitirán miles de millones de datos cada día. Para evaluar la rentabilidad de los datos, las empresas necesitan capacidad de almacenamiento y el análisis de los datos debería ser posible, de manera ideal, en tiempo real. Aquí es donde la nube se hace necesaria.

La nube híbrida cumple con los requisitos de la digitalización

No obstante, empresas y organizaciones encontrarán interesante el seguir investigando sobre este tema. La nube híbrida en particular, por ejemplo, la mezcla de la nube pública y privada, se vuelve cada vez más importante: “El papel clave que tiene la nube híbrida a la hora de aplicar la transformación digital es algo que confirmaron los responsables entrevistados. Ellos ven una gran necesidad de nubes híbridas en áreas típicas de la digitalización. Además de la automatización del proceso empresarial (28%), estos incluyen el análisis de grandes datos y autoservicios del cliente para mejorar la experiencia del cliente (ambos un 27%) y el desarrollo de nuevos modelos empresariales (24%)”, informa el analista de IDC (International Data Corporation). 
Hay, claramente, muchas razones para escenarios híbridos en el contexto de grandes datos. Mientras que los responsables en TI y empresariales entrevistados indicaron que solo los datos personales delicados, algunos datos financieros y contables así como datos sobre investigación y desarrollo se mantienen en los servidores propios, un volumen creciente de datos encuentra su lugar en la nube pública. Además, dicen los expertos del investigador de mercado de IDC, la inmensa capacidad de la nube pública es vital para dar respuesta a las nuevas necesidades de la era digital. Los entornos de nube híbrida, por ejemplo, se pueden utilizar para expandir flexiblemente el almacenamiento y la capacidad de computación del centro de datos de una empresa para ensayos o campañas de marketing con IaaS. Otro ejemplo lo tenemos al nivel de las aplicaciones, donde el nuevo estándar CRM de la nube se puede vincular a una solución ERP instalada de manera permanente.

Factor clave del éxito: las herramientas de análisis

El productor de software Tableau ofrece otro argumento importante a favor de una combinación de datos acertada entre la nube y grandes datos: sostiene que la gran mayoría de los volúmenes de datos estructurados y desestructurados producidos por el Internet de las Cosas serán provistos, con cada vez más frecuencia, por servicios de la nube. Con frecuencia los datos serían heterogéneos y estarían localizados en numerosos sistemas relacionales y no relacionales (como clusters Hadoop y bases de datos NoSQL). Esto lleva al resultado siguiente: “Mientras que las innovaciones en los servicios de almacenamiento y gestionados han acelerado el proceso de captura de datos, el acceso y la comprensión de los datos mismos sigue siendo el mayor reto en la fase final. Esto ha llevado a una demanda creciente de herramientas de análisis que puedan crear un vínculo continuo a un gran número de fuentes de datos albergadas en la nube y combinarlas”, dicen los expertos de Tableau. Las empresas podrían utilizar estos tipos de herramientas para examinar y visualizar todos los tipos de datos, independientemente del lugar en que se encuentren almacenados. Esto es esencial para identificar oportunidades empresariales ocultas en la inversión en el IdC.
Por último, también es una cuestión de costes, lo que hace que todo, aparte de las estrategias de grandes datos basadas en la nube, parezca obsoleto. Junto con otros aspectos característicos de los costes, un estudio de Deloitte destaca períodos de amortización más rápidos (30%) y una mayor agilidad (29%) como razones clave para pasar a la nube o introducir conceptos de gestión de los datos híbridos. “Un 56% de los gestores entrevistados de los departamentos de TI y de expertos están planeando una estrategia de la nube híbrida para los próximos 12 a 24 meses. Menos de una quinta parte de los preguntados utiliza un enfoque in situ como modelo de puesta en funcionamiento principal”, cuentan los autores del estudio, haciendo referencia a las estrategias de grandes datos actuales de las empresas.
En conclusión, la nube es esencial como interfaz para las diferentes clases de datos y aplicaciones. Asimismo, solo una nube híbrida puede dar la flexibilidad necesaria para la digitalización, algo completamente necesario en el contexto del Internet de las Cosas.